Empezar un negocios desde casa

0

Luego de haberte convencido de montar un negocio en casa, y haber decidido qué negocio vas montar, no sabes por dónde empezar? En esta sección te presentamos una guía general que te ayudará a montar un negocio en casa sea cual sea el negocio que hayas elegido.

1. Establece el lugar en donde funcionará tu negocio

Ya sea en tu cochera, una habitación desocupada, un rincón de tu dormitorio o simplemente un espacio de la sala de tu casa, establece claramente el lugar en donde funcionará tu negocio o en donde trabajarás, y luego acondiciónalo.

El acondicionamiento de tu negocio dependerá del tipo de este, pero por lo general podría implicar:

• separarlo de otros ambientes de tu casa, por ejemplo, poniendo una pared de madera que sirva de división con otras áreas.

• hacerle remodelaciones, por ejemplo, instalarle una puerta o un baño.

• colocar en este todo los elementos necesarios para el funcionamiento de tu negocio, por ejemplo, un escritorio, una o más sillas, un estante, una computadora, un teléfono con línea telefónica diferente a la de tu casa, etc.

• sacar de este todos los elementos que no tengan que ver con tu negocio, por ejemplo, un televisor, una cama, una mesa, alguna máquina para hacer ejercicios, etc.

• decorarlo de tal manera que te permita crear un buen ambiente para ti y tus clientes en caso de que estos te visiten, por ejemplo, colocando cuadros, adornos, plantas, elementos decorativos que hagan referencia a tu negocio, etc.

• procurarle una buena iluminación, por ejemplo, cambiando los focos, instalando lámparas, etc.

Tips para emprender un negocio

• procurarle una adecuada ventilación, por ejemplo, poniendo ventiladores, instalando equipos de aire acondicionado, etc.

La elección del lugar en donde funcionará tu negocio o en donde trabajarás dependerá de tu tipo de negocio, pero por lo general asegúrate de elegir un lugar con suficiente espacio como para que puedas trabajar con comodidad, con una buena iluminación, y con una adecuada ventilación.

2. Planifica tu negocio

Una vez que has determinado el lugar en donde funcionará tu negocio o en donde trabajarás, y lo has acondicionado, planifica todos los aspectos relacionados con este con el fin de que puedas ponerlo en marcha de la manera más eficiente posible.

Planificar tu negocio podría implicar:

• definir cuál será el púbico al que te dirigirás y cuáles son sus principales características.

• definir quiénes serán tus principales competidores y cuáles son sus principales características.

• establecer las funciones y tareas que realizarás y, en caso de contar con trabajadores, establecer las funciones y tareas que estos harán.

• establecer las características de tu producto que te permitirán diferenciarte de la competencia.

• establecer tus estrategias de precios.

• establecer tus estrategias de promoción.

• establecer la forma en que entregarás tus productos a los consumidores que los compren.

Una adecuada planificación no puede dejar de incluir la elaboración de un plan de negocios, el cual no tiene por qué ser un documento complejo, sino simplemente un documento en donde señales, además de los puntos mencionados, una proyección de tus ingresos y egresos con el fin de calcular la rentabilidad de tu negocio.

3. Organiza tu negocio

Una vez que has planificado tu negocio debes organizarlo con el fin de que puedas operarlo de la manera más eficiente posible, lo cual incluye poner en práctica lo establecido en tu planeación, pero también otros aspectos que podrías no haber establecido en esta.

Organizar tu negocio podría implicar:

• establecer el lugar en donde irá cada cosa en tu negocio o lugar de trabajo, y luego colocarlas ahí ordenadamente.

• organizar la contabilidad de tu negocio, elaborar tus libros contables y tus estados financieros.

• registrar tu negocio legalmente y obtener todos los permisos de funcionamiento que podrían ser necesarios.

• comunicarle a tus trabajadores las funciones y tareas que realizarán, en caso de tenerlos.

• establecer los horarios de tu negocio o los horarios en que trabajarás.

Al momento de establecer tus horarios de trabajo asegúrate de incluir suficientes días u horas de descanso que te permitan liberar tensiones, despejar tu mente y renovar energías, y así evitar agotarte y perder productividad y creatividad.

4. Promociona tu negocio

Finalmente, una vez que has organizado tu negocio, ha llegado el momento de promocionarlo con el fin de conseguir tus primeros clientes y empezar así a operarlo.

La promoción de tu negocio dependerá del tipo de este, pero por lo general podría implicar:

• crear una página web de aspecto atractivo y profesional en donde incluyas la descripción de tu negocio, los productos o servicios que ofreces, y tus datos de contacto.

• hacer publicidad en Internet, por ejemplo, utilizando programas publicitarios tales como el de AdWords o el de Facebook.

• mandar a diseñar afiches o carteles en donde describas tu negocio y tus principales promociones de ventas, y luego colocarlos en la fachada de tu casa.

• mandar a diseñar volantes o folletos en donde señales los productos o servicios que ofreces, y luego repartirlos por tu casa o por donde frecuente tu púbico objetivo.

• mandar a diseñar tarjetas de presentación, y luego repartirlas a tus familiares, amigos, conocidos y todo aquel que consideres un cliente potencial.

• comunicarle a tus familiares, amigos y conocidos sobre tu negocio, e invitarlos a que lo visiten y prueben tus productos o servicios, y en caso de que les guste, pedirles que los recomienden.

Estas son las principales formas de promocionar un negocio en casa, pero recuerda que la mejor promoción que existe consiste en ofrecer un producto o servicio de excelente calidad que haga que los consumidores te recomienden y te visiten sin impotrtar donde esté ubicado tu negocio.

Comments

0 comments