5 cosas que hacen de Starbucks un negocio inspirador

0

Si eres amante del café has probado los de esta compañía, un negocio a base del placer.

Incluso si no te gusta seguro estuviste en su tienda, te reuniste con algún cliente, cerraste un trato o usaste su Wi-fi gratis. Es decir, no consumiste sus productos, pero viviste la experiencia. No es de extrañar que así lo sea con más de 29 mil establecimientos en todo el mundo.

Sus orígenes se remontan al año 1971 cuando en Seattle tres amigos se pusieron de acuerdo y crearon esta marca. Pero no es sino hasta 1987 cuando Howard Schultz, se hace cargo del marketing de la compañía.

En el proceso se da cuenta de su pasión por el café y la experiencia de tomarlo, así que crea su propia compañía, se hizo tan grande que los dueños de Starbucks le vendieron su tienda y empezó el sueño.

¿Por qué Starbuks es un buen negocio?

1. La experiencia como estrategia

Schultz viajó a Italia y se enamoró de los pequeños cafés italianos, esa tranquilidad, paz y confort que se sentía al entrar en ellos. Ese momento de calma que se busca al sentarte en un lugar acogedor a tomar una buena taza del mejor café.

Que te sirvan tu taza y te atiendan como si fueses invitado. De seguro nunca vas a querer irte. Eso es una experiencia que vale la pena repetir y Howard Schultz lo sabe, como hombre de negocios y amante de café.

Si eres emprendedor debe ver esto en Netflix

2. Reinvención

Cuando un monstruo corporativo como Starbucks está posicionado, dar marcha atrás o cambiar de dirección es complicado. Cómo virar el timón de un gran barco, quizás requieras de la ayuda de una tripulación.

Así que cuando logran que se aplique un cambio el mismo se estudia y se analiza, por si en algún momento se debe repetir. La compañía se dio cuenta en el año 2006 que habían cambiado su norte, pasaron de enfocarse en la experiencia, a la expansión.

El crecimiento se convirtió en prioridad y abrieron más establecimientos de los que podían manejar. Su sistema de inventario falló, dejaron de ser rigurosos al momento de contratar y formar a su personal, por lo que la atención decayó.

Pero Schultz tomó las decisiones correctas, volvió a las bases, aquello que le motivó a abrir su compañía en primer lugar. Renacieron de las cenizas como el ave fénix, desde su esencia.

3. Formación de personal como prioridad

Starbucks se toma muy en serio la formación de su personal. Incluso cerró las puertas de sus tiendas durante 3 días para enfocarse en educarlos de manera adecuada. No solo en cómo atender a las personas, sino en la cultura del café.

Porque su norte es que quienes lo consumen aprendan a armarlo y sientan pasión por el producto que venden. No en vano están en la lista de los 20 mejores lugares para trabajar en Estados Unidos según Comparably, una calificadora americana.

4. Mejora continua

“Los mejores días aún están por venir” es el lema del dueño de este negocio, lo que expresa una amplia preocupación por optimizar sus procesos. En su momento de crisis encontró sus fallas y se ocupó en mejorarlas de manera inmediata.

Esto resulta ampliamente inspirador porque es difícil estar en la cima y reconocer que se tienen errores y se está en la búsqueda de mejorarlos.

8 mentiras que los jóvenes emprendedores creen y los hacen fracasar

Cuál es la esencia de Starbucks como negocio

Todo se trata de cómo enfrentas los desafíos.

5. Cuestión de actitud

Esta marca se ha convertido en una lovemark, personas de todo el mundo se han vuelto, más que clientes, verdaderos fans. Coleccionan sus vasos, aman sus mezclas.

Si van a cerrar un negocio o buscan inspiración, se dirigen al Starbucks más cercano. Esto se debe a su esencia, han creado una fuerte personalidad que mueve, arrastra y atrapa. Tienen su propio sistema, las personas solo van a que su vaso de café tenga su nombre, los hace sentir especiales.

Hablan un idioma único, Frapuccino, Tall, bautizaron el café a su gusto. La pasión de su dueño los llevó al lugar en el que están.

Pero su capacidad de adaptarse los hizo tener paz en medio de la tormenta. ¿Ya sabes cuál es tu pasión?, ¿la quieres convertir en negocio?. Búscala y cuando la encuentres, pregúntate ¿qué estás dispuesto a hacer por ella?.

Comments

0 comments