Neuromarketing: así premia tu cerebro la paciencia

0

Cuando compramos algo, cualquier cosa, solemos tener un tiempo estimado de espera y nuestro cerebro lo reconoce. Es por esto que nos sentimos felices o enojados dependiendo del resultado final. Una buena forma de mejorar las ventas, es si aprendemos a utilizar la recompensa que da el cerebro por ser pacientes. Así que presta atención. 

Los científicos lo llaman efecto paciencia: lo que sucede es que el cerebro va soltando serotonina para hacernos felices. Sabemos que la espera valdrá la pena porque hemos creado ciertas expectativas alrededor del producto que compramos, es por esto que nos sentimos realizados cuando lo tenemos en nuestras manos.

Ya imaginamos todo lo que nos va a dar el producto, entonces sólo queremos que se acerque el momento de tenerlo. Pero también tiene su parte negativa, no cumplir las expectativas decepcionará al cliente.

El poder de la gratitud

Si se excede el tiempo de espera nos impacientamos y el cerebro no siente que se estén cumpliendo las expectativas, por lo que deja de producir serotonina. Esto hace que nos pongamos de mal humor y que una experiencia placentera se vuelva todo lo contrario.

Esto se puede evitar si se educa al consumidor para que comprende por qué tiene que esperar más. Si la espera se puede asociar con algo muy positivo, entonces regresará a consumir ese producto.

Comments

0 comments